Gracias por su visita.

12 de julio de 2017

UNA INJUSTICIA APROBADA POR LA MAYORÍA NO DEJA DE SER UNA INJUSTICIA

Una injusticia aprobada por la mayoría no deja de ser una injusticia y eso pasa a veces en las democracias y la justicia.

Una gran injusticia fue la muerte de Cristo y otra fue la condena a muerte del gran filósofo Sócrates.

Con una serenidad ejemplar Sócrates se despidió de sus amigos y le dijo con calma al esclavo que le llevó el veneno:

“Vamos a ver, amigo: Dime lo que debo hacer puesto que tú estás bien al tanto de las cosas”.

Luego de que este le explicara todo preguntó: “Está permitido verter un poco de este líquido en ofrenda a algún Dios”.

El esclavo entonces le respondió: “Solo trituramos la cantidad de cicuta que es preciso beber”.

Sócrates se llevó la copa a los labios con una tranquilidad absoluta y a los que lloraban les dijo: “Tened calma. Sed valerosos”.


La muerte injusta de ese gran pensador fue un ejemplo de cómo se debe llegar a ese trance: Con el alma en paz y la conciencia tranquila.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia